El dab, o concentrado de cannabis, gana cierta popularidad

La gran potencia de su colocón es su aspecto más controvertido, llegando a niveles del 90% de THC

 

Con nuevos y más complejos métodos de extracción también han llegado nuevas formas de consumo de cannabis, como los concentrados, que han hecho que el llamado dabbing esté obteniendo cierta popularidad en todo el mundo.

Los dabs son básicamente dosis concentradas de cannabis que se obtienen extrayendo el THC y otros cannabinoides a través del uso de disolventes resultando en un aceite pegajoso. Los potentes efectos del dab, y parte de la controversia de su consumo, resultan como consecuencia de que el THC puede llegar a niveles del 70% al 90%, lo que le da una potencia mucho más alta que cualquier variedad conocida.

Para su consumo se necesitan elementos como un soplete para calentar a altas temperaturas una superficie donde se colocará el concentrado, que forma parte de una pipa especialmente diseñada para este tipo de uso.

Además de la potencia del colocón y su mayor dificultad para controlarlo en relación a otros tipos de consumo, también se suman a la ecuación los ciertos riesgos del proceso de extracción del producto si se realiza de forma artesana. Aunque hacerlo en casa es posible, las recomendaciones dicen que se deje este aspecto a profesionales perfectamente preparados y en lugares bien acondicionados, ya que se pueden producir explosiones en el proceso. Aunque estas recomendaciones chocan con una legislaciones que en gran parte del mundo prohíben este tipo de prácticas. Nos lo explican en un vídeo los compañeros del portal ProCannabicos.

Deja un comentario